MARATON SEVILLA 2015. LA DUREZA DE LA MARATON

Maratón de Sevilla.  La dureza de la Maratón.

11.500 corredores, 11.500 historias y aventuras. Esta es la mía.

Empezar diciendo que ha sido un poco una locura, entre comillas, no tenía esta carrera en mis planes, pero por cosas que suceden, uno de los patrocinadores de la carrera, Cruzcampo Radler, me proporcionó un dorsal para participar en esta Maratón.

Viendo que, aun no estando en condiciones óptimas para afrontar esta distancia mítica  podía concluirla, y me apetecía probar esta carrera,  acepté la invitación

Tenía 2 semanas para poner el cuerpo lo más fino que pudiera. Y así comienza esta aventura. Con entrenamientos exprés, y mucho respeto.

maraton-sevilla

No era el único del club que realizaba la prueba sevillana, así que el día antes de la carrera, nos reunimos la mayoría para hacernos unas fotos, retirar nuestros dorsales y dar un paseo por la capital hispalense.

grupo-maraton

Quizás esto es lo más bonito de la maratón, esas reuniones con los compañeros que van a participar, contándose anécdotas, miedos, incertidumbres… y… el respeto de todos a esta distancia…

Voy a lo que voy, a describir lo que es Maratón Sevilla.

Como os cuento, la entrega de dorsales, a la cual voy el día antes de la carrera, es en el palacio de congresos de Sevilla, y se hace muy rápido, han montado una feria del corredor fantástica. Y a uno se le van los ojillos con todo. Una vez con el dorsal y las fotos de rigor, vamos para el centro, una vueltecita y para el hotel. A descansar.

despegando

Yo creo que la noche previa a todos nos pasa, no es mi primera maratón, y esa noche toca no dormir,.. dar vueltas en la cama. Y mira que quiero ir tranquilo, a terminar y ya está. Pero la distancia, esos km, el dolor de piernas que vas a tener, todo hace que esa noche, se pase regular, por lo menos en mi caso.

Ya cuando te levantas y vas para la salida, ves la dimensión de este evento, uff que pasada.. cuantísimos corredores,  pufff cuanta prensa,.. y cuanta gente para ver la salida… Que espectacular. Me pongo de los nervios.

Soy de los que nervios …necesita soltarlos, … en un WC, jejeje .. y en el último momento… último apretón, que le voy a hacer, jejeje… Ya solucionado este tema, me tengo que dar una carrera para estar en mi cajón de salida antes de que se inicie carrera. Llego con el tiempo justito… y vaaamoonooooossss.

11.500 personas a la carrera,  2 minutos en pasar por el arco de salida, pero desde ese momento.. se puede correr sin problemas, son 4 carriles los que han utilizado para la salida y absorbe perfectamente a la multitud de participantes.

Así pasan los primeros 4 km,.. disgregándose el grueso de corredores en una interminable fila, que llegando al km 5, al paso por el puente de San Telmo, se produce una de las imágenes espectaculares de esta carrera,  frente a mi el casco histórico de Sevilla, a la izquierda la torre del oro y al frente el real alcazar, menudo subidón que da eso. Realmente estás aquí.

Cruzas el puente y tomas la rivera del Guadalquivir, las vistas son magníficas, y que decir de la cantidad de personas que están esperando a ver el paso de los corredores. Realmente los primeros 9 km de carrera ni te enteras.

Hasta que no pasas el km 10, vas muy arropado por el público, y las piernas van solas. Sin quererlo me he metido en ritmo, como en la maratón de Málaga de diciembre, y he pasado en 50 min el 10.000m, voy cómodo, pero quiero guardar fuerzas para el final, que la experiencia en Málaga fue muy mala.

Los km pasan y me encuentro muy a gusto, quizás estos km del 10 hasta el 14 son los que más relajado voy. Perece que voy reservando y no fuerzo nada.  Paso el km 15, en 1h 17. A 5.03 creo que voy rápido .. pero como voy bien.. no me preocupo. Hago mis cuentas… en 2h 40 me puedo plantar en el 30 y  sería ponerme en 3h 45 en meta. Ummm me animo mucho. Quizas demasiado.

Intento bajar el ritmo, pero voy muy contento y mi corazón manda. La cabeza parece que me la he vuelto a dejar en el hotel.

Del km 15  a la media maratón, discurre la carrera por avenidas amplias y muy largas, donde se pierde la vista, son muy fáciles de correr, siempre vas con otros corredores a un ritmo parecido.  Me aproximo a la media maratón. Paso … ufff sigo bien  1h 48 Me animo muchísimo. El cuerpo responde. Y el ritmo continúa bien.

Pero algo cambia, en el km 22.5, en ese avituallamiento, hago como venía haciendo, un poquito de agua, en carrera a traguitos cortos.  No mucha cantidad que cada 2.5 km hay avituallamiento. Pero prácticamente terminado el avituallamiento, noto mucha sequedad en la boca. Que raro.

Del 23 al 25, voy con la boca seca. Y se me están cargando las piernas, normal.. llevo 25 km, llega el avituallamiento… y tomo agua al principio del mismo, y de las ultimas mesas  también, pero tengo la misma sensación. La hidratación me dura 500 metros.

Mi cuerpo empieza a notar que la cosa no va tan bien como pensaba. Entramos en la Avenida San Francisco Javier, y aluuuciiinaaaaaa… Sevilla se ha echado a la calle, esa avenida parece un túnel, como cuando los ciclistas están en un puerto de montaña, queda un pasillo para pasar entre una marabunta de personas.. ¡¡¡¡Queee suubiiidoooon ¡¡¡¡ los niños, ponen sus manos, para que se las choques,.. todos gritan, unos gritan Esteeeponaaaa… (la camiseta) otros tu nombre (que venía en el dorsal). Yo voy muy justito de fuerzas. Pero estos ánimos hacen que duelan menos las piernas.

He bajado el ritmo que llevaba, por no poderlo mantener,.. pero aún llevo un correr “digno”, y paso el Km 30 con 2h 40. Voy clavando los tiempos que me pueden llevar a 3h 45.

Se acerca la avenida de la palmera, y el puesto de avituallamiento del km 32.5. Sigo sin hidratarme bien, y aquí decido… parar.

Llego al puesto y cojo el vaso, hago ese avituallamiento caminando, despacio… Necesito que me entre y asimilar el líquido. Tomo otro vaso, un poco de Aquarius. Y me sienta fenomenal. Retomo mi correr, y creía que había solucionado el problema.

Troto otra vez dignamente, y parece que el cuerpo ha agradecido ese líquido. Hago los km del 33 al 35, de forma tranquila, aunque el cansancio lo noto, voy animado.

El avituallamiento del km 35, hago lo mismo, paro… camino e intento hidratarme lo mejor posible. Pero cuando arranco,..uuummmm las sensaciones no son las mismas. Las piernas no sólo me pesan una barbaridad si no que me cuesta lanzarlas, la zancada se reduce a la mínima expresión. ¡¡¡ Veeenga.. sólo quedan 7 km ¡!!

Entramos por el parque de Maria Luisa, y allí había muuchiiisiiimaa gente… gritaban… vaamoosss…  Pero las piernas definitivamente.. han dejado de funcionar.

La cabeza, que creía me había dejado en el hotel, entra en acción. Con las piernas totalmente bloqueadas, hace que aunque trotando de forma precaria, siga avanzando. No te pares… vamos continua.. El km 36 se me hace eterno.  Aún quedan 6 km… Esto no va a poder ser.

Intento no pararme, pero… el bloqueo de piernas hace que me tenga que parar. Pienso en dejar la carrera… Jodeeer a 5 km y medio.. sería una lástima.

A estas alturas, empieza a darme igual el tiempo,.. vamos… sigue… Veo el km 37.. troto se que cerca está el avituallamiento,.. voy pensando… despacito .. como cuando haces descarga después de una paliza.

En ese puesto de avituallamiento, me lo tomo con calma. Bebo,.. La barriga parece una pecera. Esta paradita,.. y el despreocuparme del reloj, hace que le de otra oportunidad a terminar.

Nuevamente corriendo, muy despacio, pero cada paso que doy estoy más cerca del estadio de la cartuja.  El km  38,.. venga que son 4 … sólo 4 km, y el último es casi el estadio.

Enfilo ya para el puente de la Barqueta, el estadio se ve a lo lejos,.. a lo muuuyyy lejos. Eso es ya casi km 40, y en lugar de subidón, me da bajón.  No puedo… me pongo otra vez a caminar,..  hago, la mini subida del puente, caminando. Una moto de organización se pone detrás mia, y me anima… vamoooss valiente,… lo tienes… no se aparta..  sigue a mi lado… sabe que lo estoy pasando muy mal. Consigue que me ponga otra vez a trotar… me pasa y se va a animar a otros corredores, que van delante mia, y también van con la tortura.

Parece que no, pero que alguien te anime en esos momentos, te da la vida. Veo como se acerca el estadio, y ahí los corredores que han terminado, y el público, hacen que hasta la entrada al estadio vaya emocionado, roto, pero emocionado.

La rampa de bajada al estadio, es un martirio, temo que encima se me suban los gemelos y entre a cuatro patas,.. pero no… llego a la pista de atletismo, y miro el reloj,.. voy a bajar de 4 h… no me lo creo.

Con todo lo que he tenido que remar para llegar,.. y voy a bajar de 4 h… bueno… bajar si consigo achucharme esos 300m que quedan para meta. Y como un Gilipollas,.. me achucho.. y entro en meta  3h 59 55.

Termino,.. fundido, como en Málaga, creo que voy a necesitar ayuda. Y los del puesto de asistencia me preguntan, pero… ufff… no dan abasto … muchos corredores entran en muy malas condiciones. Les digo que puedo seguir,.. que sólo necesito hidratarme y abrigarm

Así que continuo, para dentro del estadio, que lo tenían montado de una forma espectacular. El interior del estadio de la cartuja hay un montón de “estaciones”, con agua y bebida isotónica y me dan un plástico para abrigarte.

Continúas y te dan una bolsa con fruta y más agua. Y un poco más adelante, cocacola. Voy hidratándome,.. pero la barriga es como una piscina. Llego al puesto de la cocacola… doy dos tragos y mi cuerpo entra en ebullición …

Sale de mi, todo el líquido acumulado en la barriga, menos mal que he podido soltarlo en un contenedor, que si no  hago una piscina “olímpica”.

Se acerca una corredora que me acerca un clínex para que pueda limpiarme, la solidaridad en este deporte no deja de admirarme. Me deja un par de clínex más, que el grifo no ha terminado de cerrarse.

Me voy recuperando y salgo del estadio, allí veo a otro corredor en circunstancias parecidas a las mías, soltando liquido por boca y nariz.

Me acerco y le doy los clínex que me sobraron. Hoy por mi,.. mañana o en 5 minutos por ti.

Ya fuera del Estadio, con una de las compañeras que había hecho su primera maratón, Eva, que además estaba super contenta, y esperando a otra de las campeonas, mi mujer… van llegado compañeros, llegan Jorge y Antonio, este último  también terminando su primera maratón.  Todos muy contentos, y doloridos… Y aparece Eva,.. mi mujer… que también ha sudado tinta china para terminar..

Como se dice por ahí,.. que bonito suena y no veas la dureza del maratón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s