FINALIZA 2016, UN AÑO … DIFERENTE.

El año 2016, no ha sido un año cualquiera, puede decir que no comenzó el día 1 de enero, comenzo el 13. Cuando UTMB me confirmó que era uno de los “afortunados” que acudiría a esta mítica carrera. utmb-resultado-del-sorteo

Desde ese momento, tendría 8 meses para preparar una locura. 170 km con 10.000m de desnivel positivo me esperaban. Y eso había que hacerlo en 46h 30 min.

Lo primero, sacar papel y lapiz para hacer cuentas. Ver horarios de corte, y tiempo máximo que podría tardar entre punto de control y punto de control.

Visto lo visto, y lo justo que iba a estar todo, tocaba hacerse un plan de trabajo. Esto iba a ser un reto que me sobrepasaba, y de largo.

Mi pregunta principal, ¿por donde empiezo?

¿Como se prepara una carrera de 170 km?

Vale, si. Tengo experiencia en carreras de ultra distancia, que ya “tengo el culo pelao” de hacer alguna que otra carrera de más de 100 km, como Gran vuelta al valle del Genal 2013 Gran Trail de Peñalara  2016 y alguna que otra más (unas cuantas). Pero nada comparable con esta empresa a la que me enfrentaba, las 100 millas de UTMB.

Afortunadamente, Antonio Moreno, un auténtico crack. Me abre los ojos, y me dice las cosas claras, “o te pones a currar de verdad” o no tienes ninguna posibilidad de terminar UTMB.

Desde ese momento, hasta 10 min antes de la salida, el 26 de agosto, le he dado una autentica “brasa”. Que paciencia me ha tenido que tener. Pero sin esa ayuda, como bien me decía él, no hubiese tenido ninguna oportunidad. Ha sido así y…. bueno ya lo habeis leido en la crónica , que me fue de un pelo, si no llega a ser por él, estaría contando otra cosa.

Pero voy a lo que voy, yo pensaba que me iba a pasar los 8 meses metido en la montaña y …jejejeje.

Esta es la realidad del entrenamiento de las 100 millas.

Me he pasado más horas en el gimnasio que en el monte. Ummm no, la verdad es que no, pero si que han sido muuuchas horas de gimnasio, y de entrenos de fuerza entre cuatro paredes.

También han sido muchas horas en el monte, si. Y muchos días han sido horas de gimnasio por la mañana y horas de monte por la noche.

Unas veces con los compañeros, pero otras muchas veces sólo.

Unas veces de día, aunque la mayoría de las veces de noche. Dado mi escaso tiempo libre por el día, tenía que utilizar la noche para los entrenos.

Creo, que esos 8 meses, he tenido esa presión que tiene que sentir un profesional del deporte, esa presión de llegar a una olimpiada, o a un mundial y jugarse un año de trabajo en un día y a una hora. Entrenar a un “plazo de entrega” y ufff, se nota la presión. Aunque yo, con el añadido, de que tienes que seguir con tu vida, que tienes que ir al trabajo todos los días, hacer la faena y lo de correr es tu hobby, eso va en tu tiempo libre.

He pasado momentos muy malos, y sensaciones malas que me han hecho dudar de mi capacidad para afrontar el reto.

reventao

Pero también he sentido el apoyo de mis compañeros, y ese aliento que te hace seguir, y concluir cosas que crees que no puedes.

cmgzm_ywaaejdrs

La pregunta final es… ¿ vale la pena todo ese esfuerzo de 8 meses preparando especificamente esas 100 millas, para que un oficinista de 45 años, tenga la oportunidad de terminar UTMB?

A mi SI me ha valido la pena.

Las sensaciones  que se siente, cuando dan  la Salida de UTMB 2016

Y la emoción que se siente al cruzar la meta, y de concluir un proyecto que pensabas tan complicado. A mi,.. me ha valido la pena.

45h 57 minutos de carrera que dan para una vida de vivencias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s